6 oct. 2009

¿Qué hay detrás de los éxitos radiofónicos?

Cada semana, las radiofórmulas musicales más escuchadas de nuestro país, entre las que despunta Los 40 Principales, realizan una lista con las canciones más escuchadas, solicitadas e importantes del momento. La fórmula, de origen anglosajón y conocida como contemporary hit radio, es sencilla: cuarenta o cien (según la emisora) canciones de distintos -incluso a veces los mismos- artistas que suben o bajan según el público que las vota. Hasta aquí todo parece normal; sin embargo, muchas veces nos preguntamos por qué siempre son los mismos artistas, por qué canciones aparentemente insulsas perduran en los primeros puestos durante largas semanas o por qué, en el caso contrario, éxitos discográficos mundiales y que copan el top ten en las listas de ventas (más objetivas, como puede ser Promusicae en España) nunca llegan a sonar en estas radiofórmulas.

Los 40 Principales no duda en considerar su propia lista la de "las canciones más importantes del momento" ni en animar a sus oyentes (y lectores de la web) a votar, vía SMS, los temas que desean situar en su hot 40. El arraigo de esta emisora y de su lista es tal que nacional e internacionalmente se tiene como referencia del éxito de artistas y canciones en España. Sin embargo, ¿es verdaderamente fiable esta lista de éxitos? ¿eligen las discográficas los booms musicales de la temporada? La respuesta es sencilla: sí.

El primer paso, y el más evidente, es el de la selección de los temas candidatos. Los oyentes no votan cualquier canción de las existentes en ese momento, sino las que la radio les sirve en bandeja. Para ello, la emisora se reúne periódicamente con las discográficas que ofrecen, previo desembolso a la emisora, los singles de los artistas que desean promocionar. Así, cada cierto tiempo Los 40 hace públicas las candidatas a entrar en la lista. Supuestamente, los votantes hacen posteriormente el trabajo de elegir una de ellas.

Hasta aquí todo parece relativamente normal. Sin embargo, muchas veces se ha rumoreado sobre si el voto de los oyentes se tiene en cuenta o si son las propias emisoras, motivadas por las discográficas y sus "regalos", quienes suben y bajan los presuntos éxitos a su antojo.

Este fenómeno es el conocido como payola: pagar por emitir. Una estrategia tan seguida como oculta, que en Estados Unidos ya ha causado algún que otro quebradero de cabeza. Ya en 1960 una ley del Congreso estadounidense prohibió a las emisoras musicales aceptar dinero de las discográficas por repetir insaciablemente determinadas canciones. Sin embargo, fue en 2005 cuando la fiscalía de Nueva York abrió una causa contra Sony BMG que acabó en un pacto extrajudicial por el que el gigante musical pagó 10 millones de euros. Cuatro grandes emisoras de radio -CBS Radio, Entercom, Clear Channel y Citadel- también tuvieron que pagar 12,5 millones de dólares y prometer que jamás volverían a caer en la tentación.

En España, no obstante, el juego continúa siendo sucio. Y no sólo participan las discográficas y las emisoras: detrás del mundo musical español está la alargada sombra de la SGAE, sociedad sin ánimo de lucro nacida para proteger a los artistas, y a la que beneficiaría, en última instancia, la práctica del payola. Cuanta más promoción encubierta, más discos vendidos, más conciertos y, por tanto, mayores recaudaciones para la Sociedad General de Autores.

Más información:

- "La trampa de las discográficas para lanzar los singles de sus artistas". José Luis de Haro, El Economista (15/05/2007)
- "La discográfica de Sony, condenada por sobornar a las radiofórmulas". Daniel del Pino. Informativos Telecinco (26/07/2005)

2 comentarios:

  1. graciosooo! tienes ke ir mejorando el blog poco a poco y publicitarte ! a ver si te haces famosillo! ejjeje congratulations!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...