18 oct. 2010

Príncipes, princesas y romanos: la nueva guerra de Antena 3 y Telecinco


Resulta extraño ver cómo después de varias semanas en las que las dos grandes cadenas privadas de televisión del país -Telecinco y Antena 3- se han visto saturadas del circo y la chabacanería de Belén Esteban y Cía., ahora asistamos a toda una pugna por las miniseries o tv movies. Producciones con, en mayor o menor medida, presupuestos dignos de la gran pantalla que quizás no sean tan rentables económicamente como otros programas de menor factura (léase "Sálvame", "DEC", reportajes callejeros, etc.) pero que sí suponen cierta rentabilidad en imagen.

La piel azul, No soy como tú (no aguanté ni 10 minutos de este aburridísimo drama vampírico), 20-N: Los últimos días de Franco (con el recientemente fallecido Manuel Alexandre), Raphael, Adolfo Suárez, el presidente; El Castigo, o Días de Luz han sido algunas de las tv movies producidas y emitidas por Antena 3. Mientras que Telecinco, en su línea de corazón y sentimentalismo, ha conseguido resultados desiguales con mini series como La Duquesa, Paquirri, Alfonso: el príncipe maldito (estas tres con buenos datos de audiencia), La ira, El Pacto, Inocentes o Vuelo IL8714 (esta última, pese a la polémica y la cansina promoción, un auténtico fracaso). Temáticas, audiencia y nivel técnico aparte, lo cierto es que estas tv movies demuestran la salud de la ficción española en televisión en contraste con el endogámico y variable poco éxito del cine español en las carteleras.

Precisamente esta semana Telecinco y Antena 3 se enfrentan con algunos de sus productos más ambiciosos. Esta misma noche se estrena La princesa de Éboli, producida por Antena 3 y Notro Films, que cuenta en su reparto con Belén Rueda, Hugo Silva o Michelle Jenner (de nuevo Antena 3 utiliza a una de sus más empalagosas y explotadas parejas ficticias, aunque esta vez no vivirán ningún romance juntos...). Supongo que, visto el éxito de Los Tudor en TVE1, a algún guionista avispado se le ocurrió que en la historia de España había personajes y aventuras tanto o más apasionantes que los de la corte del inglés Enrique VIII que pudieran protagonizar su propia película.




Pero si hay una producción que ha levantado expectación, esa es Hispania: la leyenda, de Bambú Producciones y cuyo estreno se había anunciado para el miércoles 20. Telecinco, para evitar que los romanos atacaran su fortaleza belenista, relevó temporalmente otra de sus grandes producciones, la serie Tierra de Lobos (en descenso de audiencia), y programó Felipe y Letizia: una historia de amor, su apuesta de esta temporada. Un movimiento que ha provocado hace sólo unas horas que Antena 3 haya contraprogramado el segundo capítulo de La Princesa de Éboli para el miércoles, quizás por temor a que la película de Telecinco desluzca el esperado estreno de Hispania, reservándolo para otro día.
Con un importante presupuesto (por más que lo busco, ningúna página detalla la cantidad exacta), Hispania espera convertirse en la primera gran superproducción de romanos "made in Spain", y de nuevo recurre a un capítulo de la historia de nuestro país (aunque supongo que dramatizada, edulcorada y heroizada) para llevarla a la pequeña pantalla. Roberto Enríquez, Jesús Olmedo, Lluís Homar, Juan José Ballesta y Ana de Armas son algunos de los miembros del reparto.

Héroes romanos y princesas imperiales que tendrán que vérselas con los mismísimos Príncipes de Asturias. El miércoles 20 de octubre Telecinco estrena Felipe y Letizia: una historia de amor (título ñoño donde los haya). Producida por Brutal Media, con la participación de Amaia Salamanca, Fernando Gil, Juanjo Puigcorbé y Marisa Paredes, pretende relatar el romance y posterior boda de los Príncipes. Aunque, como se puede prever gracias a las promociones de la cadena, la historia estará "remasterizada" al gusto de las telenovelas. Lo peor de una película de estas características en Telecinco es que servirá de excusa para retroalimentar sus propios programas del corazón (es decir, sus 10 horas diarias de programación) despertando de nuevo polémicas y sacando trapos sucios del Príncipe, de Letizia, del abuelo taxista y de la prima solterona de Cuenca. Una promo-alimentación de contenidos a la que ya nos tiene acostumbrados la cadena de Vasile.

Por venir quedan todavía muchas tv movies. Especialmente alto es el número de producciones de este tipo por parte de TVE (y precisamente cuando aún hay dudas sobre su financiación): Clara Campoamor, sobre la mujer que consiguió la aprobación del voto femenino en España; Tres días de abril, sobre la caída de la monarquía de Alfonso XIII y la instauración de la II República; La Conspiración, un retrato del general Mola y el golpe de Estado de 1936; El ángel de Budapest, basada en el diplomático Ángel Sánz Briz, al que se bautizó como "el Schindler español" por su ayuda a los judíos durante la II Guerra Mundial; Objetivo Carrero, sobre al atentado de Carrero Blanco; el secuestro y liberación de Ingrid Betancourt en Operación Jaque; o la biografía del político vasco Mario Onaindia en El precio de la libertad. Y, sin duda, una de las más esperadas: Isabel, mi reina, un repaso a toda la vida de la reina católica que, pese a anunciarse hace ya casi un año, no se prevé que comience el rodaje hasta finales de año, después de que la Corporación pública apruebe los presupuestos para una superproducción que espera situar a la cadena a la altura de la BBC. Una coproducción de Isla Producciones (La pecera de Eva) y Diagonal TV (Amar en tiempor revueltos), y por el momento poco más se sabe.

Esperemos que no sea una moda pasajera y las televisiones, tanto privadas como públicas, se acostumbren a ofrecer al público algo de calidad, que suponga un esfuerzo y dé trabajo a quien se lo merece y no a buitres y personajes de quinta fila que invaden la TV. Siempre será mejor que las cadenas contraprogramen y luchen por ofrecer la mejor tv movie, a que se enfrenten por entrevistar a personajillos, amantes y ladrones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...