20 dic. 2009

El ¿arte? cinegético en los medios

Hace menos de una semana, por la noche, vi uno de esos reportajes que se han puesto tan de moda en los últimos años, a pie de calle, con un reportero y una cámara para captar lo que se cuece en las calles, en la estela de Callejeros. El programa en cuestión se llama A Fondo: Zona Cero, de Antena 3 y en su última edición se centraba en el turismo de invierno. Cruceros, el Transcantábrico, el Camino de Santiago y, en Andalucía –más concretamente en la sierra de Andújar- el “arte” (¿arte? ¿Como el de Picasso o Dalí?) cinegético. Es decir, aquellas personas –hombres, mujeres, jóvenes y mayores- que disfrutan disparando contra ciervos y otros animales, arrastrándolos por los cuernos y despiezándolos como actividad de ocio invernal. Vamos, que unos se van de crucero a bailar y otros se van a Sierra Morena a matar “venaos”.

Tras ver el disfrute de aquélla gente al acabar con la vida de indefensos animales, comencé a enlazar cuestiones para poder publicarlo en este blog sobre periodismo. Más que nada era un deseo de escribir en algún sitio sobre mi desprecio a la caza, con la excusa de que le habían dado cobertura en un medio de comunicación. Pero bien mirado, aparte de mostrar mi repudia por esa actividad, también podría pararme a reflexionar sobre la cantidad de publicaciones y programas de televisión y radio que difunden y ensalzan lo que ellos llaman un arte.

Frente a los típicos reportajes de La 2, Canal Sur 2, National Geographic y, tiempo atrás, del amigo Félix, que nos muestran lo lleno de vida que está nuestro mundo, están aquellos que, aunque reivindican la bravura del toro, la elegancia del ciervo o la rapidez del conejo, gozan todavía más cuando la sangre de esos animales se derrama por el suelo. Jara y Sedal, Toros para Todos, retransmisiones de corridas taurinas, las páginas dedicadas al toreo en los grandes diarios españoles (a excepción de Público), etc. son sólo una muestra de cómo un cruel divertimento se institucionaliza y mantiene su dudosa categoría de arte a través de los medios de comunicación.

No voy a entrar aquí en el debate sobre la tauromaquia. Menos aún cuando esta semana hemos conocido que en Cataluña se ha conseguido una primera votación en contra de los toros. Aunque, en mi opinión, en aquella comunidad interesa más prohibir el carácter español de la "Fiesta Nacional" que el sufrimiento del toro, un tema apasionante sobre el que para desahogarme a gusto tendría que usar varias entradas. Pero es evidente que en este sentido hay bastante hipocresía. Se prohibe la entrada a menores (de catorce años, creo que es) a las corridas, pero se emite como plato estrella en Digital+ e Imagenio. En las mismas páginas de un diario cualquiera se denuncia la contaminación de un río, los daños del cambio climático, los malos tratos sufridos por un perrito a manos de su transtornado dueño, pero se ensalza al hombre vestido de lentejuelas que asesta varios espadazos (no conozco el nombre técnico) a un toro mientras éste se desangra y resopla hasta caer destrozado.

Como en tantos otros temas, la prensa es hipócrita. O mejor dicho, nosotros, la sociedad, somos hipócritas. Damos cabida a tradiciones bárbaras, se nos indica que armas comprar para matar mejor al ciervo, vemos reportajes en telediarios donde se nos muestra la preciosa matanza del cerdo. Pero luego nos espantamos cuando alguien denuncia a su vecino porque maltrata a su perro o criticamos que el señor Roca abandonara a sus caballos de pura raza en su cortijo. ¿Acaso no es lo mismo?

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE ESTOS VIDEOS?













Este último video pertenece a las fiestas de Roses (Girona). Ahora que el Parlament parece que va en contra de la "Fiesta Nacional", a ver si también prohibe estas tradiciones centenarias... Además en este video podemos ver la "violencia" de la vaquilla...
+Info:

6 comentarios:

  1. Como tú, siempre me posiciono en contra del maltrato animal, sea en la vertiente que sea, y más aún en contra de la publicidad que se le da a éste. Muy buen artículo de denuncia, Héctor :)

    ResponderEliminar
  2. esta muy bien la entrada Hector .Me encuentro 100 x 100 de acuerdo con tu postura.Muy buena!Saludines

    ResponderEliminar
  3. Aunque yo no soy muy amiga de la madre Naturaleza y menos de sus animalillos (como ya sabes) estoy totalmente de acuerdo contigo. Me parece una bestialidad lo que se les llega a hacer y no encuentro ningún razonamiento razonable para ello. Sin duda, es lamentable.

    ResponderEliminar
  4. Héctor estoy totalmente de acuerdo contigo, yo también detesto la caza, y es que al ser de un pueblo de sierra la caza es una actividad muy típica de la gente, pero yo nunca la he entendido.
    Y respecto al tema de los toros, creo que se podría llegar a un equilibrio para no acabar ni con la tradición, y por supuesto, y lo más importante, con la vida de los toros, que para mí personalmente son un animal bellísimo.

    ResponderEliminar
  5. Lo lógico sería en este caso decir que estoy de acuerdo con lo que dices pero creo que lo que hay que hacer basicamente es denunciar este tipo de hechos y que no se vuelva a repetir, ya que en cierto modo todos somos partícipes de estos abominables hechos, bien quienes practican la caza, bien quien simplemente asisten a una corrida de toros. Menos palabras y más hechos. Aún así me parece una entrada muy interesante. Un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...