22 feb. 2010

Incertidumbre


Cada día que pasa se acerca más el final de la carrera. Y con ella acaba un ciclo vital que comprende desde que entras al colegio hasta que sales de la Universidad. En realidad tenía ganas; tantos años haciendo lo mismo llegan a aburrir bastante. Pero por otro, y dándome cuenta de la razón que tenían aquellas expresiones "es mejor estudiar", "ya verás cuando trabajes", "quién fuera estudiante", empiezo a sentir una gran incertidumbre, casi miedo, por lo que viene después. Y es ahora más que nunca cuando me doy cuenta de lo cómoda que ha sido la vida (bueno, sigue siendo, que aquí sigo) todos estos años: madrugar para ir al cole, pasar unas horas en clase, volver a casa, etc. Un esquema que más tarde se repitió con la Universidad, sólo que por las tardes. Un modo de vida que se acaba: ya no habrán más "el primer día de clase después del verano" con el que reencontrarte con tus amigos/compañeros de clase; tampoco el famoso "estoy harto de los trabajos en grupo","vamos a la cafetería" o "déjame los apuntes de ayer". Ni mucho menos ese "hoy no me apetece ir a clase, ya me pasarán los apuntes". Será el síndrome de Estocolmo, pero estoy seguro de que echaré de menos ese mundillo estudiantil.

Aunque la despedida final quizás no sea tan rápida. La crisis -y aunque no hubiera crisis, nuestro precioso mundo- no hace fácil esa vieja utopía de salir y encontrar trabajo nada más terminar la carrera. Así que lo más probable, y casi lo mejor, es seguir formándose. Pero ¿qué máster? ¿qué cursos? Preguntas qué derivan en otra más grave y esencial: ¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿Qué quiero hacer durante los 40 -y creciendo- años que me quedan por trabajar? La respuesta... un abismo como el de la foto.

1 comentario:

  1. María; cuanta razón llevas Héctor, nos agobiamos mucho durante la carrera por aprobar pero lo que no queremos darnos cuenta es que el verdadero agobio viene después para poder encontrar trabajo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...