26 mar. 2010

Ahora contra El País

Hace unas semanas llegó a mis manos un ejemplar de El País, periódico que no suelo leer pero que, pese a su afán empresarial y otros defectillos, sigo considerando de los mejores -si no el mejor- de los periódicos estatales españoles. Precisamente ese día publicaban un editorial que me pareció digno de publicar en el blog, puesto que criticaba abiertamente a los sectores de la izquierda radical que, paradógicamente, defienden la libertad de expresión y al régimen cubano al mismo tiempo. El País hizo gala, pues, de una postura lógica, racional y coherente con lo que se supone es la defensa de los derechos humanos, que tanta polémica están provocando estos días.


Pues bien, ahora son los medios de esa extrema izquierda, que ellos mismos se califican de "alternativa" o "independiente", los que atacan sin pudor al referente del periodismo escrito en España por considerar que no está defendiendo su postura como diario de izquierdas. En concreto lo hace Tercera Información, periódico al que llegué hace unos días buscando información alternativa a la que ofrecen los grandes medios tradicionales. En él se defiende a capa y espada la legalidad democrática de Venezuela y, lo que es peor, la normalidad de Cuba, que en los últimos días ha callado a las
Damas de Blanco a base de puñetazos y ha permitido la muerte por huelga de hambre de un disidente (terrorista según Willy Toledo) del régimen. Las noticias contra El País ocupan la portada: "El País convierte a Venezuela en el gran balneario de ETA" o "El País no sabe qué es la izquierda". Esta última noticia la ilustra con la imagen del Che Guevara, ese gran ídolo con matanzas masivas en su oscura recámara.

De nuevo los radicales -sean de derechas o de izquierdas, viene a ser lo mismo- se ciegan con su propia ideología. No sé -porque no vivo en Venezuela- si las acusaciones de El País son ciertas. Pero sí sé, al menos en teoría -tampoco vivo en Cuba, gracias a Dios-, que la libertad de expresión y los derechos humanos no son encarcelar a alguien por criticar al régimen, ni tampoco agredir a manifestantes o no permitir el regreso de los exiliados/emigrantes de Miami. Comprendo que cada uno tenga su ideología, sus utopías, sus sueños de un mundo ideal. Pero si existiera ese mundo ideal (que lo dudo, dada la naturaleza auto-destructiva del ser humano) no creo que fuese Cuba ni ninguna dictadura. Ya estoy harto de escuchar excusas como "no se les ha metido en la cárcel por criticar al régimen, sino por recibir dinero de Estados Unidos para intentar derrocar al Estado" ¿y no es lo mismo? Sí, estará penado internacionalmente atacar a un Estado con intervención extranjera, pero ¿y si ese Estado es opresor? Estoy seguro que los mismos que justifican las condenas a Zapata por este motivo hubieran apoyado sin dudas (hubiera sido lógico) la intervención de disidentes al franquismo apoyados, por ejemplo, por Francia.
¿O los propios comunistas hubieran criticado a sus camaradas por criticar a Franco con dinero francés?

No creo en verdades absolutas ni en dogmas universales. Pero está claro que la libertad individual, humana, de expresión o como se le quiera llamar, es una, la misma, ante cualquier régimen opresor, sea comunista, franquista, nacionalsocialista, stalinista o incluso nuestra democracia occidental (bastante defectuosa, por cierto). Y como afirmaba el editorial de El País, es necesario mantener un "compromiso fuera de dudas con la democracia y las libertades en cualquier lugar del mundo". Adiós a los mitos y a la doble moral: o se defiende la libertad o se va en contra de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...